13 Nov 2019
Cómo fijar KPI

Cómo definir nuestros KPI

Si leyó nuestro último artículo “KPI: Definición, características y ventajas” ya sabrá qué son los KPI y la importancia de hacer uso de estos indicadores. Ahora, el siguiente paso es determinar cómo definir los KPI adecuados.Y para fijar los KPI adecuados existen tres aspectos clave

  • La decisión y elección de la variable relevante a medir.
  • La identificación de nuestro objetivo estratégico a largo plazo.
  • La definición de metas específicas a corto plazo. 

Hoy desde Soluciones en Marketing Digital lo explicamos en profundidad.

¿Cómo definir un KPI de forma correcta?

Lo más importante a la hora de definir y establecer un KPI es decidir concretamente qué variable debemos medir.

Una vez ya sabemos sobre que área debemos realizar un seguimiento, lo siguiente es identificar nuestro objetivo estratégico general a largo plazo (de 3 a 5 años).

Este objetivo general nos servirá de referencia para detectar, definir y planificar objetivos específicos a corto plazo, necesarias para alcanzar nuestro objetivo general. Normalmente es recomendable dividir nuestro objetivo general en pequeños objetivos específicos de forma anual, semestral y trimestral.

Cómo dividir nuestro objetivo general

En función de los recursos de los que dispongamos, los plazos que nos hayamos fijado y las necesidades de nuestro negocio/proyecto, la división de nuestro objetivo general en objetivos específicos se puede hacer de tres formas distintas:

  • Mejora lineal:cuándo la consecución del objetivo global se produce a partir de una mejora constante, debemos dividir el objetivo por el número de períodos, atribuyendo el mismo nivel de importancia a cada uno de los objetivos específicos.
  • Quick wins: cuando alcanzamos algunos objetivos específicos de forma rápida. Esto disminuye el efecto de los resultados, y suele ser una alternativa en los casos en los que es necesario introducir mejoras para solucionar algún problema existente.
  • Inversión a largo plazo:cuando debemos invertir en un proceso que nos dará resultados en el futuro. Un ejemplo es el Inbound marketing, ya que no podemos esperar resultados relevantes el primer año, pero que a partir del segundo empiezan a crecer de forma exponencial.

Por último, y no menos importante, debemos tener en cuenta todas las métricas de resultados obtenidas en el pasado que nos sirvan como ayuda para definir nuevos KPI. Estos indicadores son los que conocemos como Lagging Indicators, y con estos es más fácil tomar mejores decisiones a la hora de fijar nuevos y futuros objetivos y prever nuestras posibilidades de éxito.

 

¿Cuántos KPI necesito?

Cuando empezamos a definir nuestros KPI, debemos comprender que menos es más; demasiados KPI pueden hacer que perdamos el foco y complicarnos el monitoreo del progreso.

Lo más recomendable es tener un KPI principal y, como máximo, uno secundario y un último terciario.

Si necesitamos un nivel de detalle mayor existen las siguientes buenas prácticas para ello:

  • Dividir la monitorización por canales: orgánico, social, email, PPC, etc. Así dispondremos de una visión completa que nos facilitará comprender cómo está contribuyendo cada uno a el logro de nuestro objetivo general.
  • Añadir al seguimiento “leading indicator”, que son indicadores que nos ayudan a intuir el futuro: son métricas que condicionan el resultado del indicador principal, y que son muy útiles para predecir tendencias.

Le dejamos a continuación un ejemplo de KPI divididos por canales:

Tabla de KPI

 

Si quiere saber más sobre cómo definir los KPI o cuáles son los KPI en marketing digital que debemos medir, no se pierda nuestro artículo sobre los 10 KPI de marketing digital más usados. Puede también contactar con nosotros. En Soluciones en Marketing Digital, como profesionales con experiencia le resolveremos cualquier duda al respecto.